martes, 23 de septiembre de 2014

Y se hizo la luz

 Mobile Sphere Jaune (Esfera amarilla 2001-2014)
Transitando las luces, los espejos y las láminas reflectoras de Julio Le Parc.

Uno de los regalos que entrega Buenos Aires es la exposición del artista Julio Le Parc. El MALBA dispone por estos días varias de sus salas para acercarnos al universo que nos propone este hombre con sus experimentos, montajes e instalaciones en las que la luz, el movimiento y la percepción son los protagonistas.

     Miroirs (Espejos, 1966-2013)

No pretendo hablar aquí de la trayectoria de este importante artista Argentino. Quiero, en lugar de eso, expresar mi fascinación infantil al encontrarme con Lumière. Una sensación extraña me recorrió al descubrir, que para ver lo que Le Parc proponía era necesario correr un gran telón y entrar a un cuarto oscuro, mágico, misterioso. No me sentí en un museo y eso fue mucho más agradable.


Luego de acostumbrar mis ojos a la oscuridad, me descubrí a mi misma en un gran salón en donde pequeñas luces ondeantes sobre techo, paredes y pisos me generaban una sensación extraña, como bucear a secas, ver el movimiento del mar sin el sonido de las olas, o contemplar los cambios de las nubes en el cielo pero mirando el piso. Era extraño y delicioso en partes iguales.

video

Al entrar más en confianza con el espacio y las luces pude acercarme a ellas, deleitarme con sus formas cambiantes, sus desplazamientos ondeantes, suaves, provocado por las corrientes de aires del salón, imperceptibles si no fuera porque esos espejos y luces nos lo reflejaban. Un recorrido en el que, mientras el autor nos muestra su interés por la luz y el movimiento, también nos toca, generando nuevas ondulaciones, vibraciones y variantes en quienes lo visitamos. 


Celebro mi encuentro con Le Parc Lumière, porque fue un reencuentro con la sorpresa, la dicha y el movimiento. 

Capturando lucecitas 
       Usos del Espejo de Le Parc

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails