sábado, 11 de diciembre de 2010

Romeo

Los lechones de Julia siguen naciendo y con ellos nuevas historias. Esta es la historia de Romeo, el último lechón que ha sido entregado.



Al mirarlo sentí que su nombre debía empezar con la letra R. Yo lo llamo Romeo para esta historia, pero la verdad es que no sé que nombre le dará su dueña. A Romeo lo terminé la semana pasada. Muy regordete y bonachón comió un poco de papel de más. Me costó especial trabajo encontrar sus cejas, hasta que por fin dí con esa hilera de puntitos que me pareció perfecta para enmarcar sus ojos.



Al completarlo cobró vida, como los demás marranos. Ellos se van cargando poco a poco, y finalmente cuando pongo sus ojos y pestañas, sucede como cuando el hada pone el corazón de fantasía en Pinocho, despiertan de inmediato, me miran atentos y entonces yo los reconozco, sé si son machos o hembras, sin son alegres o ermitaños, gruñones o juguetones. Sí, los reconozco, los abrazo y les doy la bienvenida, me alegro de que estén completos y luego emprenden el viaje hasta donde sus nuevos dueños. De ahí no sé más de ellos, ni dónde habitan, ni qué miran, ni qué escuchan. Pero finalmente ellos realizan sus viajes y yo el mío. Por lo pronto creo que Romeo estará encargado de custodiar, valiente, los sueños de una joven que desea viajar. Buen viento y buena mar para ambos.


8 comentarios:

Altais dijo...

Excelente la historia de romeo, todo un galán. Sin duda enorgullecerá a su creadora y a la dueña.

Antonia Ruiz dijo...

Gracias Altais. Si, Romeo es todo un galán. Yo ya me siento orgillosa de él. Un abrazo

Andrea Doria dijo...

Pero que hermosura!!!

Antonia Ruiz dijo...

Gracias Andre!!!
Abrazos.

Vivis dijo...

Después de salir de tus manos y ganarse tus abrazos ¿qué otra cosa puede ser sino un galán?

Antonia Ruiz dijo...

Linda!!!!

Trip dijo...

Antonina! Qué bonitos! Esto me gusta: Pero finalmente ellos realizan sus viajes y yo el mío. Por lo pronto creo que Romeo estará encargado de custodiar, valiente, los sueños de una joven que desea viajar. Buen viento y buena mar para ambos.
Y lo que no me gustará mucho será la foto del Romeo vuelto pedacitos de papel, todo sea por el viaje de la dueña. Hermoso, me encanta. Kole

Antonia Ruiz dijo...

Gracias Kole!
Esperemos que los dueños sigan las indicaciones y solo hagan la cirugía de abdomen para poder repararlos...
Abrazos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails